El debate Einstein-Bohr en torno a la teoría cuántica

Introducción

Una de las dificultades en una reconstrucción histórica de la polémica entre Einstein y Bohr es que desde 1905 hasta 1927 se van produciendo sacudidas tales en el campo de la física que muchos de los físicos que elaboraron las teorías objeto del debate que vamos a analizar fueron cambiando de opinión favoreciendo a lo largo del tiempo teorías aparentemente contradictorias, incluidos los propios protagonistas del debate objeto de este trabajo: Albert Einstein y Niels Bohr. Por ejemplo, Max Born pasó de contribuir decisivamente a la formulación de la mecánica matricial a posteriormente adoptar la mecánica ondulatoria reinterpretándola estadísticamente; Wolfgang Pauli pasó de aplicar la mecánica matricial al átomo de hidrógeno a defender la antagonista mecánica ondulatoria de Schrödinger. Pero los casos más sobresalientes de estas evoluciones en la opinión fueron los de Einstein y Bohr mismos. Niels Bohr pasó de no creer en los cuantos y aceptar la teoría ondulatoria de la luz a aceptar parcialmente la teoría cuántica que postuló Planck, a apostar por mantener el apoyo experimental por la física clásica y a finalmente a sostener un ambiguo principio de complementariedad que construye una imagen ondulatoria o cuántica de la naturaleza distinta en función del tipo de experimento que se realice sobre ella.

Por su parte, Albert Einstein pasó de teorizar de forma clásica solo en función de magnitudes observables a postular la existencia de campos inobservables experimentalmente para posteriormente retomar una postura en defensa del determinismo y la causalidad observables en la física clásica.

Para complicar más las cosas la polémica misma no versó sobre un solo tema sino que debatieron sobre distintos aspectos de la teoría cuántica y además lo hicieron de forma indirecta hasta 1927 y de forma directa desde 1927.

La polémica entre Einstein y Bohr que tratamos de reconstruir aquí es consecuencia de las investigaciones que se efectuaron desde 1900 sobre la naturaleza cuántica de la radiación electromagnética. Bohr describe los términos del debate con Einstein como una “renuncia a un modo de descripción causal de los procesos atómicos” que hay que decidir si es temporal, a fin de comprender los fenómenos, o un “paso irrevocable hacia obtener una correcta armonía entre el análisis y la síntesis de los fenómenos físicos”.

Dada la dificultad que supone para una reconstrucción los cambios de posición o ambigüedades de prácticamente todos los que intervinieron y dado además que la incorporación de Niels Bohr al debate general fue posterior a la de Einstein usaremos como metodología de la reconstrucción que nos proponemos las tres fases que observamos en el pensamiento de Einstein y cómo cada una de ellas sirvió de inspiración para investigaciones y experimentos que definieron el debate directo con Bohr.

El primer Einstein: la cuestión de los observables